Lionne.

Tú...

No eres tu nombre. No eres tu empleo.

No eres la ropa que vistes ni el lugar en el que vives.

No eres tus miedos, ni tus fracasos... ni tu pasado.

Tú... eres esperanza.

Tú eres imaginación.

Eres el poder para cambiar, crear y hacer crecer.

Tú eres un espíritu que nunca morirá.

Y no importa cuántos golpes recibas,

te levantarás otra vez.

jueves, 31 de marzo de 2011

Cap 10 - El mensajero y el verdugo

—Señor, ha surgido un pequeño problema.

El hombre hizo una mueca a la pared, aunque por la oscuridad y por encontrarse de espaldas al mensajero que le hablaba, nadie pudo ver la expresión de asco de su rostro. Apretó los puños durante diez segundos, inspiró, y tras unos instantes expulsó el aire de los pulmones. Contestó sin relajar los dedos de las manos.

—¿De qué se trata?

—La chica, señor. Se ha escapado.

El hombre se dio la vuelta bruscamente, girando la silla en la que se hallaba sentado, y posando su mirada glacial en el inexperto mensajero.

—¡¿QUÉ?! —rugió, furioso. Tras soltar el alarido se levantó y golpeó el escritorio de mármol con el puño, provocando un suave tembleque. El mensajero se encogió sobre sí mismo, intentando en vano pasar desapercibido. Con temor esperó a que el hombre se enfrentara a él, pero eso no sucedió. El hombre se dio la vuelta de nuevo y trató de tranquilizarse, poniendo los brazos en jarras.

—¿Cómo —comenzó con voz suave, intentando regular el tono para no asustar demasiado al mensajero. Si le inspiraba mucho temor, no conseguiría ninguna información y todo aquello no habría servido de nada— es posible —siguió lentamente— que se os haya escapado?

—Ve-verá, señor… la te-teníamos vigilada, pero tuvimos un pe-pequeño percance con las armas y… tuvimos que ir a p-por otras, por si de-debíamos perseguir y abatir a la chica… Y ella a-aprovechó para huir…

El tartamudeo de la voz del mensajero era fruto de la gran mentira que acababa de soltar. No podía permitir que nadie supiera que él y su compañero se habían quedado dormidos, y mucho menos el Presidente. Por esa misma razón se había inventado una escusa más o menos creíble, aunque un tanto patética, con la que encubrirse y quitarse algo de culpa.

—Incompetentes —dijo el Presidente en un siseo. Siguió vuelto hacia la pared, dándole la espalda al mensajero. Éste esperó un castigo—. No sois capaces de controlar a una joven chiquilla, ni siquiera tiene diecisiete años…

—L-la próxima vez lo ha-haremos mejor, s-señor…

—No habrá próxima vez para vosotros. Vuestra misión era simple: mantener vigilada a la chica y avisar en caso de que hiciera algo sospechoso. Incluso matarla si ponía en peligro vuestra propia vida o si estaba a punto de escapar. Algo tan fácil no se puede fallar. Debería quitaros la vida.

—Señor, yo…

—Silencio. No quiero que sigas hablando. Tendré que contar a partir de ahora con personas un poco más competentes que vosotros, ya que no sabéis ni acatar una orden directa. Es inadmisible vuestro comportamiento. Pero os perdonaré la vida.

—Oh, g-gracias, mi señor… —el mensajero cayó de rodillas, lloriqueando—. Yo… no sé c-cómo agradecer…

—Vete de aquí, y no vuelvas.

El mensajero se levantó de inmediato y se dispuso a salir de la sala, cuando el Presidente hizo un gesto a su verdugo y resonó un disparo en la estancia. Instantes más tarde el mensajero caía al suelo en medio de un charco de sangre, que manaba de su sien derecha. El asesino agarró a la víctima de un brazo y la arrastró fuera de la habitación, dejando un rastro rojizo tras de sí. Cerró la puerta con un fuerte estruendo.

Sumido en la oscuridad, el Presidente suspiró y, seguidamente, apretó los dientes.

—Hilda SaSale, te mataré.

4 comentarios:

Divinum Eximia dijo...

Menuda entrada O.O La he leído por encima, pero madre mía. Lo he hecho por encima porque no me ha dado tiempo a leerla del todo, pero la cuestión principal de que me encuentre por aquí, es que mi blog recibió una cadena de premiados y al devolverla el tuyo se encontraba en los premiados ;)

Pásate para verlo si eso.

Un saludo^^

Kirtashalina dijo...

Jo, Eximia, muchas gracias *-*
No te preocupes, lee cuando quieras con tranquilidad, que mi blog de momento no se mueve a ningún sitio xD
Y muchísimas gracias por el premio, ya van dos que me das xD
Un beso!

Fer dijo...

Ueeee, se lo han cargado, merecido se lo tiene por incompetente.
;).

Kirtashalina dijo...

Sangre, SANGRE, QUEREMOS SANGRE! xD Serás malo, joer, si el pobre sólo ha tenido mala suerte ^^
El malo malísimo es el presi MUAHAHAHAHHAHAHHAHA